Blog Details

¿Y qué pasa con las mesas de oficina?

Cuando se trata de mantener una correcta higiene postural en la oficina para que la espalda no se resienta, en lo primero en que pensamos es en una buena silla. De hecho, nosotros mismos hemos escrito varios artículos hablando de lo importante que es este elemento y de los aspectos que se deben tener en cuenta para elegirlo.

Pero, ¿qué pasa con las mesas? Parece que no se les concede la importancia que se merecen y su papel es igual de determinante a la hora de conseguir un puesto de trabajo cómodo y ergonómico. En este post, y como expertos en la venta de mesas de oficina en Barcelona, te contamos cómo debe ser una buena mesa para trabajar.

¿Cómo es la mesa de oficina ideal?

Las mesas de oficina son las otras grandes aliadas en las jornadas de trabajo. Elegir una con acierto no siempre es tan sencillo como parece y tampoco podemos decir que haya una mesa de oficina ideal, ya que depende de cada circunstancia laboral.

Lo que sí debes es tener estas cuestiones claras antes de elegirla:

  1. ¿De cuánto espacio dispones para colocar la mesa de trabajo?
  2. ¿Qué equipos informáticos, documentación u otros objetos son imprescindibles que tengas sobre ella para realizar tu trabajo cada día?
  3. ¿Cuál es tu altura? O en su defecto, ¿dispones de una silla regulable para adaptarla a ella (algo que debería ser así)?

Aspectos a tener en cuenta para elegirlas

Es obvio que una persona que se dedica al telemarketing y trabaja únicamente con una pantalla no necesita el mismo tipo de mesa que una persona que realiza tareas contables en una oficina o un comercial. El tipo de trabajo determina la mesa, pero más allá de ello, cuando vayas a elegir una debes fijarte en:

1.- Sea siempre una mesa ergonómica

Es fundamental que cumpla las normas ergonómicas en lo que se refiere a su altura, superficie y espacio para las piernas, ya que solo así garantizará la mejor postura.

Las mesas de oficina suelen tener una altura estándar de entre los 70 y los 75 cm aunque actualmente hay algunas que tienen patas regulables, para personas con una estatura superior a la media.

El largo de la mesa es opcional ya que depende del espacio disponible y de lo que necesitas que haya sobre ella para trabajar de manera cómoda y holgada.

Y el fondo está tendiendo a ser cada vez menor debido a la aparición de monitores planos que han disminuido el espacio necesario para trabajar. La medida estándar es 80 cm de profundidad, pero ya se están usando de 70 o 60 cm.

2.- No tenga bordes afilados

También es importante que no tenga bordes excesivamente afilados ya que pueden crear una presión innecesaria sobre las muñecas y acarrearte problemas a la larga.

3.- El tipo de patas

Otro aspecto en el que debes fijarte a la hora de elegir mesas de oficina en Barcelona es en el tipo de patas y dónde están ubicadas.

Por ejemplo, las patas rectas permiten disponer de mayor espacio para las piernas y dan más sensación de espacio. Por otro lado, debes tener en cuenta que las que tienen faldón estructural delimitan el espacio para que se sienten las visitas.

4.- El material con el que están hechas

La melamina es uno de los materiales que más demanda ha adquirido en los últimos años cuando se trata de mesas de oficina. Este tablero aglomerado recubierto por todas sus partes con una película decorativa/protectora de resinas de melamina resulta muy resistente, fácil de limpiar, libre de poros y duradera. Actualmente algunos fabricantes utilizan melaminas antirreflejos y antirrayaduras. Hay una gran variedad de acabados y algunas se asemejan totalmente a la madera.

La madera también es un excelente material, pero debido a su elevado precio se utiliza más en exclusiva en las zonas nobles de las empresas (despachos de dirección, salas de reuniones…).

 

Si necesitas más información para adquirir mesas de oficina en Barcelona, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de Daser. Estaremos encantados de ayudarte en la elección de la mesa perfecta para ti.